Normas Militares Estàndar

Un plan de muestreo simple es un procedimiento en el
que se toma una muestra aleatoria de n unidades del lote para su inspección
y determinación del destino del mismo en función de la información
procedente de la muestra.
Se selecciona al azar una muestra de tamaño n de un lote de N
unidades, se inspecciona respecto a un atributo o característica de calidad,
que clasifica cada unidad en ‘apto’ o ‘no apto’, ‘defectuoso’ o ‘no defectuoso’
contabilizando el número de unidades que no cumplen los requisitos
establecidos. Consiste, por tanto, en fijar de modo preciso tres números (n,
Ac, Re), donde n es el tamaño de la muestra, Ac es el número de aceptación
o máximo de unidades defectuosas que puede tener la muestra para que el
lote sea aceptado, y Re el número de rechazo. Este último indica que si el
número de unidades defectuosas encontradas en la muestra es igual o mayor
que él, el lote es rechazado.
Para dar el plan de muestreo (n, Ac, Re) en este trabajo utilizaremos las
normas militares estándar.
La norma UNE 66–020 (MIL STD 105D) consiste en un conjunto de
tablas que establecen los planes de muestreo de aceptación de lotes por
atributos mencionados anteriormente.
Un concepto clave para la utilización de estas tablas es el nivel de
calidad aceptable (NCA o AQL). Se define como el porcentaje máximo de

unidades defectuosas alcanzable por la media del proceso para que se pueda
considerar como satisfactorio desde el punto de vista de la inspección por
muestreo. Se considera como un porcentaje de defectuosos “aceptable” por el
comprador, un compromiso entre la capacidad del proceso del proveedor y las
exigencias del cliente. El NCA ha de ser prefijado, generalmente por criterios
económicos.
El NCA indica que un lote con una proporción p de defectuosos que sea
menor o igual que él será aceptado en la mayoría de los casos. (La
probabilidad de aceptar un lote con p = NCA varía entre el 88-99%).
Las normas militares ofrecen variantes en cuanto a la severidad del
muestreo. Permite elegir tres rigores generales de inspección: normal,
rigurosa y reducida, como se ve en la figura. La inspección normal se aplica
generalmente al inicio del proceso y cuando la calidad del proveedor es del
mismo orden de la que precisa el proceso de fabricación. La rigurosa se
aplica cuando el historial de la calidad se ha deteriorado (calidad < necesaria).
Y, por último, la reducida cuando el historial de calidad es excepcionalmente
bueno (calidad > necesaria). En esta última el tamaño de muestra es menor.

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s